Habían tantos deseos esperando cobrar vida, como vida en cada deseo que llevaron mis poesías.



Esencia

ESCUCHA CONMIGO...

Por tí
traspaso la frontera
del desnudo,
me bajo del mundo
y suelto las riendas,
para que sean mis poemas
los que respiren por mí,
sin dejar de asistir
donde tu sentir me sea.

Esencia

sábado, 30 de julio de 2011

DESEO DEL DESEO






Llena de ira, llena de vida,
mi piel respira deseo del deseo,
verde cuerpo desnudando su esperanza
donde el amor avanza sobre su cielo.

Brotes de más reduciendo límites,
taladores firmes de toda regla
donde no se suceda por sentimiento,
donde no haya adentro asomando afuera.

Curvas de mujer como ánforas plenas,
contonean la seda de su tacto en tu nombre,
¡Amame mi hombre atropellándote en ellas!
¡Suéltale a tu deseo las riendas y el desorden!

Desangrantes tribus de mis venas salvajes,
arráncales el traje de su silencio,
óyeles el verso del suspiro que te laten
y se la misma sangre, la misma poesía, el mismo cuerpo.

Desnuda y sin el miedo, sin el ruego, sin pedir,
soy de tí con la riqueza de mi deseo,
soy un fuego, un elixir, un sentir de tu pecho,
navegando el espejo donde mira el coincidir.

Esencia.

DESAFIO






Desafío a tu boca a contenerse,
a perderse lejos de mi sed,
a ensordecer y no escuchar el despiece
que mi aliento cede cerca de tu red.

Desafío a tu boca a no avanzar
por el canal de mis suspiros,
a mojar su cirio y no erupcionar
sobre el volcán donde respiro.

Desafío a tu boca a no morderme
el temblor rebelde de mi piel,
a no absorver el furor de mi fiebre
y mantenerse lejos de mi cercana mujer.

Desafío a tu boca a no responderme
cuando serpee a suspiros por tu nuca,
cuando desnuda mi lengua se adentre
por las corrientes de tu cintura.

Desafío a tu boca a no respirar
el licor de amar de los labios míos,
a ser contenido que yo ose usar
y dejarse llevar por mis laberintos.

Esencia
.

sábado, 23 de julio de 2011

TU SUTILEZA

La sutileza de tu caricia
me asalta por los hombros,
cierra mis ojos y se desliza
desde mi nuca hacia mis todos.

Abre la flor de mis pieles,
cede los suspiros más internos,
taladra el fuego de la íntima fiebre
y toma el mando de mi cuerpo.

Sabe el idioma de mis silencios,
tiembla lento su cáliz en mis venas,
endurece mis piernas y es suero
con un gotero de combustión y mecha.

La sutileza de tu deseo es mi desdén,
desnuda mi piel y me cubre cual vestido,
suave delirio que me atrapa cual rehén
enloqueciéndome de saberte tan mío.

Esencia

jueves, 7 de julio de 2011

CLAROS DE LUNA






Fermenta en mi sangre el ardor
que el amor gime desde tu almena,
poema que derramamos entre dos
diluidos en sol de las noches nuevas.

Claros de luna de lento peregrinaje
al linaje de los temblores en la piel
cuando el alma es, lumbre que arde
y deja en cueros su traje al arder.

Yacen sin gravedad los suspiros hondos,
en el diptongo de nuestras bocas unidas,
se licua la vida en el trance de los ojos
que pierden su foco en el beso que delira.

Vaciadas sobre nosotros las estrellas,
acariciantes telas de alientos intermitentes,
álamos de fiebre bracenado como velas
la sangre en venas y el volcán en vientres.

Esencia.

martes, 5 de julio de 2011

MAGICO DESLIZ





Se enrojeció tu sol en el diámetro de mi beso,
sin quedar ileso un solo poro de tal poesía,
piel en cinta de vida y vida en cinta de sueño,
cuerpo a cuerpo donde la mirada estremecía.

Musitó el mundo, sus coros y sus escoltas,
dejándonos a solas con la pureza del amor,
entonces se esculpió el fuego en nuestras venas
y dejamos que fuera su ir nuestra emoción.

Nada habló más que el susurro del deseo,
un suspirar a cientos de grados suspirando,
intercalando manos y caminos de regreso
a reincidir en el beso que besa amando.

Sonrisas que ahuecaron el plumaje y volaron
sobre los tejados del cielo que nos cubría,
tu alma, la mía y el amor en ellas espejado,
con el pulso constatado y la humedad en las pupilas.

Fluyó imparable el eco de la fiebre y su erupción,
batalla de sabor, apremios de caricias jadeantes,
íntimo lenguaje donde su habla no tiene voz
y dicta el corazón delirios por comunicarse.

Se hizo miel el aliento del consumado deseo,
y locura cada sendero recorrido piel a piel,
secada la sed y empapados de nosotros, tan nuestros,
aderezamos con verso el mágico desliz de querer.

Esencia
.