Habían tantos deseos esperando cobrar vida, como vida en cada deseo que llevaron mis poesías.



Esencia

ESCUCHA CONMIGO...

Por tí
traspaso la frontera
del desnudo,
me bajo del mundo
y suelto las riendas,
para que sean mis poemas
los que respiren por mí,
sin dejar de asistir
donde tu sentir me sea.

Esencia

miércoles, 30 de noviembre de 2011

FURIAS Y PAZ


Trepa sin silencio la tibieza de tu lengua,
y mi piel delega en ella sus deseos,
hábitat de los fuegos que nos empadrona
alistados a la hora que despierta el cuerpo.

El volcán de tu boca jadea mi nombre
y arde el hombre que desnuda su verbo
para derramarse ciego sobre mis poros insomes
erectándote sobre el diámetro de mi cuerpo.

Acelera la sangre la ceremonia cenital
lamida la sal que endulza con tal pasión
entretejiendo el amor hasta la profundidad
alterando el respirar que gravita en la tentación.

Salivas que nos untan de furias y paz,
derramando el mar que cabe entre muslos,
tactos a lo sumo del placer que va por más
haciéndonos levitar en su fébril mundo.

Esencia

viernes, 25 de noviembre de 2011

HUMEDA DE VIDA




Húmeda de vida
mi voracidad se contonea
como la naturaleza
que la libido habita,
como el fuego que contamina
las venas de deseo,
el baño de verso
y el cuerpo de caricias.

En llamas
habla tu intención,
lamiéndome el corazón
y las entrañas,
genocidio en aguas
que nos tejen
la sangre, sus peces
y la pasión que fragua.

Jadeante cabalga
mi potra embravecida,
mi niña consentida
y mi ternura malvada,
dejando salada
la voz de tu saliva
que inquietante respira
mi geografía mojada.




Esencia

viernes, 18 de noviembre de 2011

DULCES HERVORES






Escala mi inquietud el laud de tu deseo,
volcándose a fuego por mi espalda,
y emerge sagrada la virtud del cuerpo
que responde al eco de tu íntima llamada.

Lunas salvajes entreabren las puertas del cielo
al darnos el beso de todas las tentaciones,
en los dulces hervores que sentimos dentro,
en el justo momento de nuestras fusiones.

Se aterciopela la voracidad de los engranajes
que llevan el traje de nuestra pasión,
y habla el corazón su más lujurioso lenguaje
y así, nos hace, y lo hacemos nosotros dos.

Rotulamos nuestra simetría en el follaje del verso,
desnudos y sabuesos descubriendo lo soñado,
afines y ensamblados a puro sentimiento,
humedad y fuego metiéndose mano.

Esencia

Esencia